El cantante de Foo Fighters se apiadó de las lágrimas del hombre, y cantaron juntos una versión acústica de “My Hero” en medio del concierto que daban en Greewnwood Village.

No se si sabe si fue la interprtación acústica de “My Hero” o las cervezas de más (cosa digna de mención entonces, al precio que suelen tener en esos conciertos), pero este hombre, llamado, Anthony, estaba llorando desconsoladamente hasta tal punto que Dave Grohl no tuvo más remedio que subirlo al escenario con él.

Y como no podía ser de otra manera en estos tiempos, había alguien grabando desde la primera fila, con lo que el momento ha quedado retratado para la historia: