Para millones de cinéfilos el nuevo curso no empieza hasta que llega el http://woodwardccf.com/product-tag/cookbook Festival de Cine de Sitges. Esta vez lo hará del 9 al 18 de octubre; diez días de emociones intensas, pocas horas de sueño y el cine más interesante, libre (y chocante) del momento. Buena prueba de esto es una programación, a priori, más que sólida y para gustos diversos.

Aquellos que busquen terror, lo encontrarán en generosas dosis: la inaugural “ go to link The Witch”, premio al Mejor Director en Sundance; títulos para no dormir como “ http://oceanadesigns.net/wp-json/oembed/1.0/embed?url=http://oceanadesigns.net/envira/outdoor-kitchens/ We Are Still Here”, “ The Devil’s Candy”, “Baskin”, “Ludo” o “Demon”; o otras que mezclan las convenciones del fantástico con el western (“Bone Tomahawk”, con Kurt Russell) o el drama (“Into the Forest”, con Ellen Page y Evan Rachel Wood, cerrará el certamen).

Pero también habrá, como siempre, buenos thrillers (“The Boy”, sobre la génesis de un sociópata); comedias alocadas (“Ryuzo and the Seven”, de Takeshi Kitano; “Absolutely Anything”, de Terry Jones –Monty Python-); o prestigioso cine de autor, con las últimas entregas de Alex van Warderman (triunfador en Sitges 2013 con “Borgman”), Paolo Sorrentino (“Youth”), Charlie Kauffman o Gaspar Noé (la polémica “Love”). Lo mejor? Que todo esto es sólo la punta del iceberg de una edición consagrada a “Seven”, el clásico de David Fincher, que también homenajeará realizadores como Oliver Stone o el japonés Sion Sono.