El 25 de septiembre Gran Tigre Records publica oficialmente “Liberación”, cuarto disco de los madrileños El Relevo Alemán.El disco ha sido grabado en directo en Estudio Brazil por Javier Ortiz y está compuesto por ocho canciones que sirven para abrir una nueva etapa de la banda, reconvertida en trío con José Carlos Peña (Cuzin, Muerte Y Destrucción) a la voz y guitarras, Cristina Arroyo en el bajo y teclados) y Zutoia Ríos (Muerte y Destrucción) en la batería y voz.

La banda reivindica el legado de clásicos del rock más o menos independiente como Archers of Loaf, The Wedding Present, Neil Young & Crazy Horse, Bottomless Pit, Low o Fernando Alfaro/Chucho. En cualquier caso lo mejor es que directamente seas tú quien escuches estas canciones de la mano de los comentarios de los temas a cargo de Jose Carlos.

1.- “Liberación”
Siendo como somos de extremos, nos hacía gracia empezar el disco con una introducción de guitarra plácida, después de arrancar “Königsberg” con la ferocidad de “Alesia”. Primera y única toma de la canción. A veces son las mejores.

 2.- “Conversación en las termas Gellert”
Una de las primeras canciones que montamos en el local tras “Königsberg”, continúa la línea de rock agreste que profundizamos en aquel disco, con una letra inspirada en la batalla de Budapest (la gran novela de Sandor Marai “Liberación” nos sugirió el título del disco…) en la II Guerra mundial. Ejemplifica el enorme trabajo de Javi Ortiz (Estudio Brazil) capturando las dinámicas del grupo.

3.- “Los grupos paralelos”
Habíamos empezado a ensayarla con una caja de ritmos Roland TR-606 y Zutoia (batería) tuvo la insensata idea de hacer un patrón obsesivo, aún más simple, con la batería. Tenía razón. La letra sugiere problemas metagrupales que ya habíamos tocado más veces, junto a otros elementos aparentemente dispersos. Nos gusta sugerir y que el oyente decida de qué va la canción.

4.- “Finkelstein”
De lo más pop que hemos hecho nunca. La estrofa tiene un aire a los 50. Bautismo de fuego de Zut (cantante en Muerte y Destrucción) con los coros. No somos muy amigos de ellos, pero en este caso las dos voces funcionan muy bien juntas y surge algo. Finkelstein se refiere a Norman, el intelectual judío. Nos cae bien la gente que lleva la contraria jugándose el tipo. Las causas perdidas dan mucho juego.

5.- “Tu horizonte final”
La más antigua, empezamos a tocarla ya con la penúltima formación, con Manel (Cuzin) a la guitarra. Nos gusta la batería, la letra y sobre todo la parte final, pero contrasta con el resto: Se nota que es de otro momento. De todas formas, las referencias cósmicas cuadraban con “Los grupos paralelos”, y decidimos meterla in extremis.

6.- “El traje del emperador”
La idea era hacerla directa y corta, a veces tendemos naturalmente a los finales largos. La letra incide en el desastre cotidiano que hemos vivido en los últimos años, en la línea de “El equipo español de curling”. Contiene otra nueva arma vocal: gritar en lugar de susurrar, como en “Los grupos paralelos”.

7.- “Homenaje a Pripyat”
Humor misántropo, pop denso con estribillos desatados, solillo de guitarra a lo J Mascis, Jazzmaster incluida. La letra la inspiraron unas fotos de la zona de Chernobil pobladas de animales aparentemente muy felices: Por la ausencia humana, claro. La favorita de Cristina, que se lo pasa muy bien con ese bajo a lo Andy Rourke.

8.- “Fort Point”
Bromeando en el local decíamos que era nuestro “Cortez The Killer”. Usamos referencias cinéfilas (no es la primera vez) para sugerir una historia de amor obsesivo y triste (lo que es “Vértigo”), y escapar de tanta guerra. Usamos las mismas guitarras que en “Conversación…”: una Gibson Junior de 1959 y una Melody Maker de 1961. Muy orgullosos del crescendo eléctrico y del abrupto final. El trabajo de Javier es fabuloso.