Irreverentes, transgresivos, explícitos,… pero siempre sinceros. Natos y Waor, Waor y Natos, suben peldaños a velocidad de vértigo gracias a un rap sin cortes ni censura, real como su vida misma. Este mes de octubre presentan su segundo LP, Martes13, un disco más profesional pero fiel a sus códigos y su lenguaje. ¿Su misión ahora? mantener los pies en la tierra.

Apenas ha pasado año y medio desde que publicasteis vuestro último disco y ya sorprendéis con un nuevo trabajo. ¿Por qué tanta prisa, ya empezaba a sonaros antiguo Caja Negra y necesitabais renovaros?
Si, la verdad es que después de los cerca de 50 conciertos que hemos hecho desde que lo publicamos se nos estaba haciendo ya un poco pesado, repetitivo, y necesitábamos ya algo nuevo. Y al mes de haber publicado Caja Negra ya empezamos a grabar las primeras cosas de este Martes13, no es que lo hayamos grabado todo de golpe si no que durante este tiempo hemos ido grabando poco a poco y haciendo el disco.

Habéis llamado al disco Martes 13 y lo presentáis el martes 13 de octubre. ¿Es una manera de retar a la superstición y la mala suerte o porqué habéis elegido este título?
Realmente el nombre del álbum viene por una canción del disco que se lama así, nos gustó y como queríamos sacarlo a principios de octubre y justo vimos que había un martes 13 pues nos vino perfecto. Pero no, no creemos en la suerte ni cosas así, creemos en el trabajo, en currárselo, así es como acaban llegando las cosas buenas. La suerte hay que buscarla.

Seguís siendo fieles a vuestra manera de distribuir vuestra música poniendo el disco en libre descarga en youtube. Pero llegados el momento de repercusión en el que estáis, ¿no os habéis planteado intentar sacarle más partido a la industria musical?
No, nosotros nos lo guisamos y nosotros nos lo comemos. Somos lo que ponemos el dinero y el esfuerzo en que el disco salga adelante y no queremos que haya intermediarios. Lo distribuimos a través de nuestra página web y lo vendemos en conciertos, pero sin que haya ninguna plataforma ni nadie de por medio. Y eso va a seguir así de momento, no tenemos intención de cambiar nuestra forma de trabajar.

Pero habéis recibido propuestas por parte de algún sello o discográfica
Sí, hemos tenido propuestas y alguna bastante buena para lo que suelen ser los sellos que se dedican a este tipo de música en España. Algún sello español contactó con nosotros y la verdad es que estamos muy agradecidos por su interés pero de momento preferimos seguir siendo independientes.

En el disco encontramos un buen numero de productores, pero todas las canciones siguen esa línea sonora con ese rap oscuro, duro y melancólico al mismo tiempo. ¿Existe ya un sonido Natos y Waor, como lo describiríais?
Sí, tenemos muy claro como es el rap que nos gusta e identifica, aunque también es verdad que en este disco el sonido es más variado que en anteriores. Los otros discos tenían un sonido más compacto de principio a fin pero en este, sin perder la esencia de cómo nos gusta hacer la música, es más rico musicalmente. Hay un par de instrumentales más electrónicas, otras con algún guitarreo,… aunque todo con el sello N&W!

¿La idea de trabajar con un sólo productor que desarrolle vuestro sonido no os convence?
No, la verdad es que nosotros funcionamos mejor así, porque somos muy exigentes con las instrumentales y si tuviésemos un sólo productor le volveríamos loco, estaría esclavizado! (risas). El 90% de las instrumentales que nos pasan no nos convencen, por eso preferimos contar con muchas donde poder elegir. Y además creemos que el disco quedaría demasiado lineal si lo produjese una sola persona, nos gusta más que haya sonidos de varios tipos, diferentes estilos que sin embargo sigan una misma línea.

“Somos lo que ponemos el dinero y el esfuerzo en que el disco salga adelante y no queremos que haya intermediarios”.

En el disco encontramos seis colaboraciones (con Recycled J, Chaman, Costa, Suite Soprano y Stefi ) pero la que más me ha sorprendido es la del grupo holandés Dope D.O.D., todo un referente de la escena europea actual ¿Cómo surgió?
Pues hemos coincidido con ellos tres veces en conciertos y festivales, y hemos tenido con ellos algo de trato, dentro de las limitaciones que pone el idioma, claro, pero siempre ha habido buen rollo con ellos. Les gusta lo que hacemos y a nosotros lo suyo, y fue fácil cuando se lo propusimos. Siempre elegimos las colaboraciones por afinidad de sonido pero además nos gusta que sea con gente con quien hayamos tenido algo de trato alguna vez. Y Dope DOD Son un grupazo y a parte son gente de puta madre!

Vuestros primeros temas se caracterizaban por ser casi improvisados, ya que los escribíais en el mismo día de grabarlos. ¿Sigue siendo así o ahora os sentáis más a pensar sobre qué queréis transmitir y cómo hacerlo?
Sí, nunca llegábamos a improvisarlo pero la verdad es que antes nos currábamos menos las letras. Ahora es algo que cuidamos más, le damos más vueltas, somos más exquisitos con eso. También hoy en día tenemos más público, así que suponemos que también tenemos una mayor responsabilidad a la hora de escribir y publicar cosas. Qué mínimo que si la gente paga por tus conciertos y tu música ofrecerle algo que esté trabajado y tenga calidad, no?

Hay una frase de Natos en el disco que dice “el rap español parece una fiesta de disfraces”. ¿Creéis que hay mucho postureo y falsas apariencias en esta música?
Natos: No lo creo, lo sé. La gente vende una imagen de algo que luego no es. Es verdad que a la hora de rapear todos nos ponemos un poco más chulos y cuando sales a un escenario te lo tienes que comer, pero si te pones a contar películas y dices que eres un terrorista y el más duro de la ciudad, etc, ya es pasarse de la raya y aburre. Pero no es algo que pase sólo en el rap español, es algo que podemos ver prácticamente todos los días en cualquier aspecto de la vida. Nosotros no somos ejemplo para nadie, lo sabemos, pero somos sinceros con nosotros mismos y con la gente.

Cambiando el tono de la conversación pero sin dejar de hablar de apariencias, en muchas canciones reivindicáis el uso del chándal, como símbolo de vivir despreocupados de la estética. ¿Antes cómodos que elegantes?
(risas) Si vieseis como vamos vestidos ahora…!! (risas) Tampoco es una reivindicación, pero nos jode no poder entrar cómodos a según qué sitios por la puta imagen. A ver, no llevamos chándal los siete días de la semana, pero esa obsesión por la moda y esos rollo es algo que no va con nosotros, lo de juzgar a la gente por su ropa no tiene ningún sentido.

¿Cuándo fue la última vez que os pusisteis un traje?
Waor: Yo me lo he puesto por primera vez este verano y fue por qué se casaba un amigo (risas).
Natos: Yo estuve llevando durante cuatro o cinco meses todos los días porque curraba de comercial, pero desde el día que dejé ese curro no me he vuelto a poner un traje y espero no tener que volver a hacerlo! (risas).
Waor: Sí, me acuerdo de aquel curro tuyo, fue uno de los primeros conciertos que hicimos vino directamente del curro y lo dio en traje, un espectáculo!

“Mataré a mi madre de un susto, no le doy más que disgustos” decís en la canción “Problemas”. En un disco en el que habláis de drogas, sexo, alcohol y reconocéis que hacéis sufrir a vuestras familias con vuestros excesos… ¿Le habéis enseñado vuestro rap alguna vez a vuestras familias, a vuestros padres?
Waor: (Risas) Mis padres son fans! En cuanto sacó un videoclip lo primero que tengo es un guasap de mi madre! Saben lo que hacemos y lo respetan, y aunque algún videoclip me da algo de vergüenza que lo vean, les agrada ver que a la gente le gusta lo que hacemos. Incluso me felicitan cuando ven que suben mucho las visitas! Y evidentemente habrá cosas que no les hagan mucha gracia, pero creo que en el fondo confían en que hacemos las cosas con dos dedos de frente.

“Qué mínimo que si la gente paga por tus conciertos y tu música ofrecerle algo que esté trabajado y tenga calidad, no?”.

Vuestra repercusión se ha multiplicado en los últimos años y suponemos que ahora vuestra vida se centrará en la música. Pero, ¿a qué os dedicaríais Gonzalo y Fernando si no fueseis cantantes de rap?
Natos: Pues seguramente estuviésemos haciendo cosas malas (risas) y así tendríamos más historias que contar en nuestras canciones (risas)
Waor: Sí seguro, aunque yo tengo la carrera de Magisterio y he estado currando con chávales en los últimos meses, pero la verdad es que la música nos quita mucho tiempo y no puedo ni opositar ni buscar curro de ello. Si te dedicas a esto, tiene que ser al cien por cien.

Ya no hay quién pare a Natos y Waor. Allí donde vais habéis colgado en cartel de no hay entradas en casi todos los conciertos, pero con este disco queréis ir más allá y ofrecer directos también en Latinoamérica. ¿Donde tenéis pensado viajar para presentar Martes13?
Sí, aún no hay nada cerrado seguro pero a mitad de año nos gustaría poder ir por allí a presentar este Martes13. Nos gustaría ir a México, Colombia, Argentina, Uruguay,… donde nos llamen!. Sabemos que tenemos seguidores allí y nos ilusiona porque los conciertos allí se viven mucho. Pero antes haremos también una gira por España, así que estad atentos porque Natos y Waor vuelven a los escenarios!