“We Are Here/You Are Not” (Subterfuge, 15) supone la vuelta a la actividad de Autumn Comets. Hace un tiempo, pararon, tomaron aire y aquí les tenemos de vuelta. Y esta vez con novedades.

Las horas muertas en la carretera han deshecho más bandas que los excesos tras los conciertos. La rutina, entre otras cosas, estuvo a punto de terminar con la prometedora carrera de Autumn Comets cuando se encontraban en su mejor momento. Pablo P. Campesino (batería) reconoce que llegaron a un punto complicado en el que lo mejor era parar para coger impulso. “Nos habría costado tomar la decisión si no hubiera sido porque Julián decidió irse a Australia con su novia durante casi un año. Estábamos cansados, llevábamos mucho tiempo de gira y no encontrábamos la manera de centrarnos. Fueron once meses desconectados, pero con la idea de replantear las cosas. Tuvimos una reunión y nos marcamos un reto, que era componer un disco corto, directo y tan pronto como fuera posible. Al final tener un grupo es un poco complicado a veces”.

“El siguiente disco puede que lo saquemos todo en castellano, todo en inglés, mitad y mitad”.

Una vez recuperadas las fuerzas, ocho meses de trabajo con el reloj en su contra (reservaron estudio al mismo tiempo que empezaron a componer las canciones), han dado como resultado un disco con más guitarras, mejores voces y una novedad importante, dos canciones en castellano que prometen un directo demoledor. “El cuarto disco es el paso natural. Con ‘We Are Here/You Are Not’ hemos continuado la línea de canciones más directas y menos enrevesadas, alejándonos un poco del post-rock raruno que hacíamos antes. Una de la premisas de esa reunión que tuvimos al volver fue que queríamos hacer un disco para nosotros”, apunta Campesino. “Hay canciones con una base electrónica por encima de las guitarras, o dos canciones en castellano. Yo tenía un par de letras que me gustaban y mi hermano Julián me había mandado desde Australia una guitarra que encajaba con ellas. Pensé que si algún día retomábamos el grupo podríamos probarlas y que si no sonaban raras, podíamos editarlas. Las grabamos y vimos que no chirriaba en absoluto. No parece que sea algo aparte o un grupo diferente. El siguiente disco puede que lo saquemos todo en castellano, todo en inglés, mitad y mitad…”.