MondoSonoro Libros

   

Es evidente que las redes sociales están cambiando la forma en la que nos comunicamos, y si se vincula a Twitter con las revoluciones populares que están teniendo lugar en diferentes partes del mundo, tanta o más incidencia están condenadas a tener en los próximos años las RRSS en formas de expresión clásicas como es la literatura. Aboud Saeed no es ni mucho menos el primero en trasladar ese lenguaje a un libro, aunque en el caso de este soldador metido a literato, su primera obra cuenta con el interés añadido de desarrollarse a la manera de un diario con las bombas y matanzas de civiles a su alrededor.

Así que este debut de Saeed -que una vez que ha salido del país y visto el éxito de su obra ya trabaja en una segunda obra desde su ciudad de acogida, Berlín – puede observarse desde una doble óptica que tiende a confundirse según avanza la narración: la vanidad casi inherente a las RRSS a la que hace referencia el título y que está íntimamente relacionada con el formato de texto corto y autobiográfico en tiempo real frente al drama de un ciudadano corriente súbitamente envuelto en una ensalada de tiros y bombas. Esto es, la nadería más absoluta enfrentada a la expresión más perversa de la humanidad, la guerra y sus inevitables víctimas.

Dicho esto, también hay que advertir que Aboud Saeed no es precisamente el tipo de perfil que servidor seguiría en Facebook. Su plomizo tono entre lo poético y los deliberadamente fanfarrón, los guiños constantes al universo de las RRSS con el chat convertido en herramienta de ligoteo, los seguidores animando el “me gusta” y demás frivolidades de este microcosmos del mundo moderno, me enervan. Y aunque tal vez ese sea precisamente su cometido, no ayuda precisamente a ponerme en la piel de ese tipo que ve cómo su vida se va al garete al tiempo que se asoma al mundo por una ventanita de internet.