MondoSonoro Libros

   

Si tecleamos ‘Perico Vidal’ en imdb, fiable pero no infalible base de datos de cine, nos aparece un solo resultado que corresponde a alguien que en toda su vida solamente habría participado en un film documental, La noche que no acaba (de Isaki Lacuesta), y únicamente en calidad de testimonio del paso de Ava Gardner por España. Si, en cambio, introducimos el nombre de pila oficial de Perico, tenemos a siete Pedros Vidal, uno de los cuales ejerció de ayudante de dirección de cineastas como David Lean o Sidney Lumet. Uno y otro son el mismo pero tras leer el libro que Marcos Ordóñez le ha dedicado incluso puede parecernos un bello homenaje, y no un error, que su gran vida necesite dos entradas en la célebre data base: una como observador de la Vida y otra como participante activo en ella.

En “Big Time”, Marcos Ordoñez -periodista, crítico, escritor y voraz consumidor de cultura- reúne esas dos facetas a partir de unas conversaciones que mantuvo con él en los últimos años de su vida. Como ya hiciera el autor en el modélico “Alfredo el Grande. Vida de un cómico” (sobre Landa) le da la pluma al interesado: leemos el libro como el relato oral de alguien que tiene mucho que contar.

Páginas habitadas por, entre otros, Orson Welles, Nicholas Ray y Robert Mitchum, que suenan a Louis Armstrong y a Frank Sinatra, que recuperan la memoria de estrellas fugaces como Christopher Jones o veteranas olvidadas como Lilí Murati y que descubren la hermosa historia de admiración mutua y amistad entre Perico Vidal y David Lean.

Libro que respira cine, no le basta con adentrarnos en los rodajes de De repente, el último verano, Doctor Zhivago o La hija de Ryan, sino que crea sus propias escenas fílmicas: de suspense en Las Vegas, de seducción telefónica en El Escorial o de amor paternofilial entre Madrid y Nueva York pasando por Marbella, regalo este último concedido generosamente por Alana, la hija de Perico, en una segunda parte que llena los silencios dejados por su padre. Por todo ello, “Big Time” es uno de esos tesoros escondidos que necesitaban ser encontrados.