MondoSonoro Discos

       

A veces se tarda en componer. Componer no es sencillo, es sacrificado, es exigente, es necesario y satisfactorio, pero no, sencillo no es. Componer, pero componer de verdad, exige desnudarse ante todos, ante el público, ante uno mismo -y eso puede ser lo más difícil-. Contar historias propias, dotar a las ajenas de sonido y vida, compartir emociones… La composición de un álbum necesita tiempo, reposo, el maceramiento de unas ideas. Es por eso que, a veces, esperar unos años no supone ninguna espera excepcional.

Cinco años hemos esperado hasta volver a escuchar, en formato largo, las historias que Cora Novoa se guardaba, no solo para nosotros, sino también para ella misma. Porque al comienzo de este lustro –justo después del lanzamiento de su enorme debut, “The Secret Garden” (Natura Sonoris, 2010)-, la gallega a la que más hemos bailado en la noche clubber se encontró sumida en una gran crisis creativa. “De alguna forma necesitaba empezar de cero para poder contar historias nuevas de una forma diferente. Las personas evolucionamos y nuestro arte está unido a esa evolución personal. Me había caído en un pozo y no sabía cómo salir de él, así que comencé a cuidar mi arte, a buscar nuevos inputs creativos y a respetarme como artista.”

Y para aprender a volar cerca del sol sin quemarse, jamás se debe perder la fe; la fe en uno mismo, en aquello que ama, en la música que mueve un espíritu libre. Es por eso que la que un día copaba titulares acompañada de la etiqueta de “techno melódico”, ha alzado el vuelo con más fuerza que nunca. En su segundo álbum, “Fight, Love, Faith”, descubrimos a una Cora Novoa mucho más especial, atrevida y curiosa. Con grandes ramalazos de sonidos pop, el largo que ha sido lanzado desde el mismo sello de la joven gallega, Seeking The Velvet, es todo un misterioso atlas en el que podemos perdernos por laberintos de la mano de seres mitológicos y legendarios. Por supuesto, Cora no niega la evidencia: “En el álbum hay algunos misterios por descubrir, desde el orden de las canciones, las letras, las referencias simbólicas…”

Una aventura sonora desarrollada por una artista que hace música y cuenta historias. Una artista que confiesa que, la única manera que entiende de hacer las cosas es mediante la honestidad, algo que se vuelve absolutamente tangible en cada una de sus producciones musicales. Lucha, amor y fe, tres pilares en los que se basa la vida de la artista y que, ahora, dan nombre al álbum nacional de corte electrónico que más emociones podría levantar en lo que llevamos de año.

Cuando la entrevistamos, Cora Novoa nos dijo que la música electrónica ha llegado para quedarse; algo que ha ocurrido con ella misma desde el momento en que la escuchamos por primera vez. Porque las leyendas son perpetuas, igual que sus autores.

MÁS SOBRE CORA NOVOA