Convenanza Festival, es una experiencia única para todo los sentidos, para empezar , el marco donde se realiza: el Castillo Medieval de Carcassone, (Francia), un lugar emblemático digno escenario para cuentos de princesas y caballeros. Un ambiente en “Petit Comité”, donde las camareras te saludan y te preguntan como estás. Un público “Open Mind”, que está dispuesto a darlo todo y dejarse llevar, con una mediana de edad alta, en comparación con otros festivales. A nivel Gastronómico, puedes cenar el plato típico de Carcassone: la“Cassoulet” servida por un cocinero que tiene una estrella Michelin, acompañada de buenos vinos y Champagne.

Y lo más importante, lo organiza Andrew Weatherall con la ayuda de Bernie Fabre y Benjamin Esteve. The Boss, nombre con el que apodan a Weatherall, es una de las figuras más importantes en el panorama de la música electrónica Británica de todos los tiempos, desde sus inicios a principios de los años 90, ha sido figura clave, como puente entre el pop indie y la música electrónica con los míticos remixes de “Loaded” de Primal Scream o “Hallelujah” de los Happy Mondays. Como productor de bandas como Beth Orton o One Dove Con sus Cyberdélicos proyectos musicales propios como “The Sabres of Paradise” o “Two Lone Swordsmen”. Y como Dj, que en sus múltiples facetas, siempre ha querido explorar nuevos territorios sonoros y nunca se ha acomodado en su poltrona, siendo igual de estimulante ahora, que cuando empezó.

En el Festival, van pasando por el escenario, amigos, colaboradores o proyectos que le tienen el corazón robado al “Boss”. A veces son los mismos, pero en proyectos diferentes o en sesiones de Dj, que se repiten, pero que no tienen nada que ver de una sesión a otra.

Baris K, fue el primero en disparar, abriendo los dos días del festival, el dj de Istanbul destapó el tarro de las especies descubriendo la Martingala Cósmico Arábica que lleva en sus maletas, una selección de melodías Turcas de la danza de los siete velos mezclada, con Funk, Disco, Psychodelia y conjuntada con los beats más rítmicos. Se marcó unas sesiones de canelita en rama como son sus eclécticos recopilatorios de “Eurasia Mixes”o “Istanbul 70”. Hasta se marcó una versión Turca camuflada que parecía una de los temas de “Modern Talking” o la fantástica versión de “Give me the night” de George Benson.

“Music’s not for everyone”, es el proyecto que tiene Weatherall para descubrir los temas más rarunos y ocultos posibles . Funciona como un buscador de tesoros, donde Lord Sabre indaga como pura Enciclopedia musical “Larousse” que es, seleccionando aquellos temas olvidados y ocultos que son puras perlas a nuestros oídos. Pueden sonar desde temas Reggae, Tropicales, Krautrock, Post Punk, Garage de los 60’s desde Tailandia , o Psychodelia de los 70’s desde Nigeria. O descubrir las influencias de ciertos grupos, por ejemplo, lo mucho que se parecía “Dreamworld” del grupo de los 60 “The End”, a alguna de las canciones de los “Charlatans”. Repitió los dos días del festival con una sesión más “Gourmet” el viernes y una más rítmica el Sábado. Chapeau para las dos! En la actualidad se puede escuchar estas sesiones en la NTS RADIO en internet..

Sterling Roswell, presentó su disco “Call of the Cosmos” para “Fire Records”. Con una banda de músicos de lo más variopinta, dónde parecía que uno de sus componentes fuera “Gandalf” tocando los bongos. El ex miembro de los Spacemen 3, tocó sentado con sus botines plateados melodías planeadoras psychodélicas relajadas, teletransportándonos a mundos más oníricos .

Timothy J. Fairplay y Scott Fraser, del sello “Crimes of the future” y fieles colaboradores de Andrew Weatherall se sacaron de la manga un directo donde tocaron temas del emblemático director de películas de terror y compositor, John Carpenter. El ejercicio sorprendió, dando una nueva visión a las composiciones del cineasta, con un directo muy entretenido a nivel musical, que fue ascendiendo hasta llegar que en su última parte una auténtica ráfaga de metralla rítmica.

Las paredes del castillo acabaron desquebrajándose después del “pinchaje” de Andrew Weatherall y Sean Johnston con su proyecto “A Love from Outer Space”, sesiones dónde los bpm’s de las canciones no superen los 122. Y que acaban en una pura narcolepsia sonora muy “floating”con una selección de temas de Proto House, Dub, Cyberdelia y Disco Cósmico. Si la sesión que hicieron en el Apolo de Barcelona en febrero de 2014 fue de órdago, esta fue sencillamente antológica. El público todavía levitaba del suelo al finalizar la primera jornada del festival.

VoX LoW, que tocó en el segundo día del festival, es una banda integrada entre otros, por Jean-Christophe Couderc y Benoit Raymond dos miembros de la banda “Think Twice”. Su propuesta se mueve entre sonidos electro dark rock, con apuntes electrónicos y atmósferas cargadas de sintetizadores galopantes, con unos ritmos de bajo muy musculosos. Como anécdota, en un momento de su show contó con la impactante presencia del cantante francés Doubleface Richard de la banda postpunk Wild Women and The Savages, que se desgañitó todo lo que quiso, bajo su maquillaje de Señor de las Tinieblas. Los Parisinos ofrecieron un concierto potente, oscuro y totalmente bailable. Ojo que que próximamente van a publicar su primer álbum!.

El festival lo cerró The Asphodells, que están trabajando en la actualidad en su nuevo álbum “Ruled By Passion, Destroyed By Lust” pero esta vez en formato Dj, o sea Andrew Weatherall y Timothy J. Fairplay otra vez detrás de los platos, con una maratón de 4 horas, que en sus primera parte fue una poco más anodina en comparación a otros momentos del festival, pero que despegó en las dos últimas horas, pinchando un techno vacilón como colofón final al esplendoroso fin de semana.

Si la palabra que da nombre al festival: Convenanza, proviene de un ritual Cátaro mediante el cual se compromete a la fe de los Cátaros, una secta cristiana medieval europea acusado de herejía. Todos los que fuimos a la tercera entrega de este festival caímos directamente en las redes de esta secta. Arderemos en el infierno, eso sí … pero bailando y con gusto!