Lo de esta noche fue para celebrar y, de paso, reivindicar la militancia como un estado de ánimo. Los tres actores del cartel pivotan, sin duda, sobre este eje, y Hanky Panky escogió a Biscuit y Bevis Frond para dejar claro que, en esto de la música- o de cualquier disciplina artística en general- la contabilidad no es una asignatura obligatoria. Y el desencanto, cuando brota, es eliminado de raíz.

El sello bilbaíno se dio, nos dio, un festín trayendo a dos bandas de referencia estrechamente ligadas a la percepción de la música que tiene la troupe melómana comandada por Iñaki Orbezua. A saber, pop de marchamo sixtie, inputs psicodélicos y, primando por encima de todo, la melodía. Los catalanes Biscuit se mueven en estos parámetros desde años ha, también en el de la pasión desinteresada, y buscan, y encuentran, a The Jam, Box Tops, Who y MC5 en el mismo dial. E incluso a Screaming Trees. Eran los teloneros, y en detrimento de los ingleses, fueron castrados en sonido sin que eso mermara su brutal cancionero henchido de singles,- como diría Kiko Amat- siempre flipantes y despeinantes. Off The Hip, la casa australiana, les ha recopilado en “20 years, a million beers & lotta nerve”.

bevis_frond_mr_duck

Con la medalla de veterano colgada en la solapa, Nick Saloman salió en instrumental modo on para difuminar entre los asistentes las brumas psych que son necesarias para transportarse por el universo Bevis Frond. Universo en cuya órbita acaban de lanzar “Example 22” (Woronzow), su tercer disco consecutivo desde que bajaran a la tierra a lo largo de más de un lustro, y continente de gemas como “Waiting For Sinatra”, que le otorgan a sus temas en esta etapa de la inteligibilidad del pop y las armonías robustas, menos cerca de los tripis y solos de guitarra que van y vuelven; y que, zorros ellos, saben insertar cuando la canción está alcanzando la coherencia y parece tocar el climax. Pero volvamos a los inicios y allende la calidad musical y el oficio del directo, sirva esta crónica como muestra de amor a quienes pelean por la cultura local. Que sigan así por muchos años y que nosotros y nosotras lo veamos.