Triángulo De Amor Bizarro se encuentran en pleno proceso de creación del que será su cuarto disco, el sucesor del sobresaliente “Victoria mística”. Ignacio Serrano y el fotógrafo Alfredo Arias se reunieron con el cuarteto gallego para descubrir las claves de un álbum que, prometen, se publicará antes de que acabe este 2015.

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0005

“Nuestro proceso creativo primero pasa por días jodidos, en los que no sale nada y empiezas a ponerte nervioso”, dice Rafael Mallo (batería). “Sí, sí… jodidos, jodidos”, asiente Isa (bajo y voz) ante la atenta mirada de Rodrigo Caamaño (guitarra y voz), su socio en la composición, que describe el camino recorrido como “un año dedicado a hacer un puzzle, descartando piezas, rescatando otras, remodelando, yendo para atrás, para adelante… un año bastante infernal”. Afortunadamente todo eso ya ha pasado, las canciones están terminadísimas… y listas para ser grabadas para la posteridad.

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0013

Nos encontramos con el cuarteto galego en las entrañas del Estudio Uno, una pequeña gran isla del sonido ubicada en un desértico polígono industrial de Colmenar Viejo, que gracias a un pertinente aire acondicionado también sirve de refugio contra la mayor ola de calor que puedan recordar los nacidos después del ’80. El sitio sólo tiene un par de años, allí ha grabado gente tan diferente como Fito & Fitipaldis, Sínkope, Solo Astra o Mäbu, y Triángulo lo están probando por primera vez. “Llegamos un martes, montamos todo el miércoles y llevamos tres días grabando”, cuenta Isa, que señala a “la sala grande” del estudio como el gran atractivo que les hizo decidirse. “La batería tiene que sonar muy grande en este disco, y en esa sala suena que lo flipas. Además, es perfecto para tocar todos a la vez, que es como estamos grabando”.

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0088

Todo eso ya lo sabían de buena tinta, pero una vez allí, encontraron más cosas buenas. “Como nosotros venimos de grabar en cocinas y así, pues teníamos un poco de miedo de llegar a un súper estudio como éste, tan grande y con tantos medios. El equipo impone mucho, no hay más que ver la mesa. Pero enseguida te haces a él porque la peña del estudio te hace sentir como en casa. Es que en realidad esto es una casa”, dice Isa mirando a su alrededor. “Sí, tiene su comedor en la planta de arriba, su sitio de chácharas… Teníamos un poco el miedo de salir de nuestra zona de seguridad, de confort, pero venir aquí ha sido un acierto total”, asegura Rafael. “Además no tenemos la presión del tiempo, ni del presupuesto. Otras veces, era como: ‘esto se queda así porque no hay tiempo de cambiarlo’, pero ahora podemos mirar las cosas con más calma, y eso ayuda mucho a sentirse a gusto”, opina Rodrigo. “En ese sentido, tenemos que agradecérselo mucho a Marcos de Mushroom Pillow”, dice su productor Carlos Hernández (con el que grabaron su aclamadísimo debut), que espera pacientemente a que terminemos la entrevista para seguir con la faena.

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0115

Antes de llegar a Madrid, Hernández ya había viajado a Galicia para escuchar las canciones y trabajar en la pre-producción. “Me parecieron un pelotazo a la primera”, asegura el ingeniero, un tipo afable y tranquilo “que sabe entender y soportar al grupo, que es lo más difícil”, según Isa. Ese trabajo previo les ha permitido llegar a Estudio Uno con las ideas “clarísimas” y, por lo que podemos escuchar en cuanto se ponen a dar unas tocadas para los enviados de la Mondo, no mienten. Todo suena compacto. Y durísimo, oiga. Pero deliciosamente TAB. “En realidad es más un disco de extremos, tenemos canciones bastante reposadas también. Pero sí, esta sala nos está permitiendo meter más tralla que nunca”, dice Rodrigo.

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0160

 

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0335

Lo difícil, en realidad, es superar lo hecho hasta ahora, pero Zippo (teclados) asegura que “la presión es la misma de siempre, la que nos metemos nosotros mismos”. Además, dice Caamaño, la grabación es para disfrutarla, “porque como hemos mencionado, toda la parte dura, todas las peleas, las tuvimos en la fase de composición”. “Sí -continúa Isa-, al tener las canciones cerradas del todo ya sabemos lo que queremos, lo que hay que hacer. Si luego a la gente no le gusta, ya nos quedaremos con cara de tontos. Pero ahora estamos muy tranquilos, porque además, desde septiembre hasta ahora hemos estado ensayando cuatro días a la semana. Hemos convivido más que nunca haciendo un disco, yo creo”.

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0164

 

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0459

¿Y la convivencia en Madrid, lejos de su querida aldea de Boiro? “Pues los chicos del estudio son majísimos y se han encargado de buscarnos todo -dice Isa-. Dormimos en un piso aquí en Colmenar, de un familiar de uno de ellos, y está genial, estamos encantados porque es una casa Almodóvar total. Mira, tengo unas fotos aquí en el móvil“.

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0165

Hablando sobre las letras del disco, Rodrigo cuenta que nunca han sido de mirarse el ombligo, sino de “mirar al exterior” y expresarse al respecto con “libertad, sin prejuicios ni panfletarismo”. “Sí -confiesa Isa- nos gusta hablar de las cosas importantes, de la muerte, la vida y el amor, pero también somos muy de tertulia y de cagarnos en todo viendo el telediario”. De la portada no cuentan mucho, sólo que están buscando “a un artista que sepa entender la estética que más o menos tenemos pensada”, y, bromeando con posibles comparaciones con la de su anterior álbum, que “será difícil superar a Rubens”.

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0180

Al día siguiente de la entrevista terminaban esta primera ronda de grabación para irse de gira por Estados Unidos (diez días pasando por Nueva York, Los Angeles, Pomona, y una paradita mejicana en Tijuana) y, a la vuelta, terminar algunas guitarras y las voces. Y después, “en función de cuánto presupuesto se haya gastado”, dice Hernández, “se verá dónde y quién hace el mastering”. ¿Y cuándo se publicará, preguntamos. “La fecha no la sabemos -contesta Rodrigo-, pero será en otoño. Este año, seguro”.

Triangulo-de-Amor-Bizarro-Estudio-1-0402