Hace una década y media nacía en Madrid el club Ochoymedio, una referencia para la escena indie nacional desde su arranque en el cambio de milenio hasta el boom de la actualidad. Lo hemos querido celebrar con esta galería fotográfica que rememora los quince años del club, y además, con los conciertos de celebración a punto de comenzar (el sábado 19 primera cita, con The New Raemon y Ricardo Vicente) charlando con los tres socios que han levantado el proyecto: David Pardo, Belén Chanes y Luis G. Morais.

Echemos la vista atrás. ¿De qué manera surge la idea de crear Ochoymedio?

Luis: Por aquella época, a Belén y a mi siempre nos animaban a montar algo, ella era actriz y yo hacia el sonido de algunas producciones, además teníamos un grupo… No teníamos ni idea del mundo de la noche pero comenzamos a conocer a otras bandas de Madrid de aquella época. Así que empezamos a hablar con gente del mundo, sobre todo con el sello Elefant. Y así surgió todo. Luego David empezó como RRPP…

David: Al mes y medio recibí una llamada de Belén y Luis preguntándome sí quería hacerme socio. “No sé ve un duro, pero si quieres…”, me dijeron… Y, claro, dije que sí.

¿Qué diferencia hay entre aquel Madrid de hace quince años y el de ahora

(A la vez, sonriendo) Puff… Mucha

Luis: Muchísima. En cuanto a ambiente, a grupos, a la forma de trabajar…

David: Sí, se ha hecho mucho más masiva una escena que antes era muy muy reducida

ocho_cierre

Habladme de esa escena independiente primigenia frente a la actual. ¿Creéis que se ha convertido en una simple etiqueta o la esencia independiente sigue igual?

Luis: Bueno, el indie ya existía antes que nosotros. El término “indie” o “alternativo” aquí en España surgió en los 90 con sellos y grupos que se desvincularon del mainstream y que triunfaron, en gran parte, por el bombo que le dieron muchos medios de comunicación a un género que, realmente, repercusión de público solo tenían quizá en Madrid y Barcelona. De hecho, nosotros nacimos por casualidad como relevo cuando la sala Maravillas cerró para convertirse después en Nasti. Era de lo poco que había en Madrid dedicado a esto.
Con respecto a la actualidad, creo que en los últimos cuatro o cinco años la masificación se ha debido al boom de los festivales, un formato del que antes había poquísimo y apenas tenían público, carecían de peso. Ahora la oferta es tan grande que, de hecho, los festivales son los que marcan, al menos en España, el pulso de esto que se llama indie…

David: Es que es una etiqueta que ya no tiene sentido.

Luis: Claro, ahora los grupos que se suponen indies, tipo Vetusta Morla, Sidonie, La Habitación Roja y demás… ¿realmente son independientes? No sé. No se escuchan en Los 40 Principales pero te llenan un Palacio de los Deportes o cuatro días en La Riviera. Eso, por el 2000 era impensable. Para mí el indie es una marca comercial, un negocio tanto para nosotros como para los festivales o para las editoriales y las discográficas. Y es un negocio muy lucrativo. Empezamos muy ingenuamente sin ver un duro, sí, pero esto es un negocio. No queremos ir con la etiqueta de gente alternativa o genuina porque no tiene sentido.

¿Creéis que quizá ha dejado de haber grupos de culto, de esos que marcaron las influencias para las generaciones posteriores? No sé, pienso en algo tipo Astrud, por ejemplo…

Luis: Nosotros desde luego no dejamos de traer grupos o DJs que tengan que ver con el underground. Para nosotros es importante traer a bandas que empiezan o que, simplemente no tienen un público mayoritario porque esa ha sido siempre nuestra esencia. El problema ahora es que se ha creado una brecha tremenda entre los grupos minoritarios y las bandas que te llenan grandes recintos. Ese término medio donde estarían bandas, como tú bien dices, tipo Astrud, se ha perdido. Hay gente que está haciendo cosas geniales sólo que parece que o das el salto o no tienes cabida. Un formato por el que apostamos, por ejemplo, es el teloneo. Creemos que es algo necesario para las bandas que empiezan o que no tienen acceso a un público masivo, porque les da la oportunidad de que les vean más personas y de tocar en una sala más grande a la que seguramente acostumbran

David: De todas formas, antes todo nos sonaba más nuevo. Pero claro, también es una cuestión de edad y de nuestras vivencias: ahora lo que escuchamos nos sorprende mucho menos porque no es lo mismo tener 25 que 35

¿Cómo veis el Ochoymedio dentro de otros quince años?

Luis: Puf, yo ni siquiera nos veía en estos quince primeros jajaja. El 2011, con el cambio de sala, fue duro… Aunque marcó otra etapa: la Sala But nos permite hacer otro tipo de producciones que antes eran imposibles…

David: Sí, en la otra sala, por ejemplo, hubiera sido imposible traer a Los Planetas. Esas son las cosas que te hacen sentir cosquilleo de este trabajo, pensar en el día que me compré el “Súper 8” y que, veinte años después tenga a Los Planetas en mi club tocando. Es una emoción que no puede definirse, es muy bonito. Pero, con respecto al futuro, supongo que tenemos pendiente centrarnos quizá más en la parte internacional de los directos de aquí a un futuro. Pero bueno, tampoco somos de sentarnos a hacer reuniones de estrategia: no somos ambiciosos.

Ochoymedio-Los-Planetas

¿Qué escucháis últimamente?

Luis: Antes era más fácil contestar a esta pregunta. Ahora hay tal saturación que…

David: Hay cosas súper interesantes. Y además de géneros totalmente distintos, cosa que hemos ganado con respecto a los primeros años. Ahora hay mucha diversificación. Nos flipa Juventud Juché, Hinds, The Parrots

Luis: Biznaga son geniales y Joe Crepúsculo me parece un genio.

¿Algún momento más allá de conciertos y actuaciones que recordéis con cariño?

Luis: Sidonie vino a tocar casi cuando abrimos. No se presentaron a la prueba de sonido porque se habían pegado una fiesta el día anterior… Llegaron como a las doce de la noche, querían tocar y les dijimos que ya era imposible, que si se escuchaba mal era nuestra responsabilidad.

David: (riendo) Nos dijeron que no vendrían a tocar nunca más y, de momento, lo han cumplido. Aunque esperamos que vuelvan pronto. De hecho, recuerdo que se quedaron toda la noche por ahí y se lo pasaron pipa. Yo recuerdo especialmente que Carlos Berlanga se marchaba escopetado cada vez que oía cómo pinchábamos alguno de sus temas: le daba muchísima vergüenza. También recuerdo que hicimos un concierto homenaje a Parálisis Permanente y, de repente, entre el público, vi a la mismísima Ana Curra, que se había enterado y se plantó allí a grabar un documental. Fue genial.

Luis: Creo que, sobre todo, estamos orgullosos de haber apoyado siempre a grupos de aquí, pincharlos y al final la gente te pide sus temas.


Conciertos 15º Aniversario

19 septiembre: The New Raemon + Ricardo Vicente
25 septiembre: Club Del Río + Pájaro Jack
3 octubre: Mercromina + Karen Koltrane
15 octubre: Carmen Boza + Nuria Graham
16 octubre: Carlos Sadness + Amatria
22 octubre: Delorean + John Grvy
23 octubre: Ellos + Bla
31 octubre: McEnroe + Viva Suecia
13 noviembre: Cycle
14 noviembre: Nudozurdo + Juventud Juché
19 noviembre: Nueva Vulcano + Biznaga
26 noviembre: Niños Mutantes + Pigmy
27 noviembre: Rufus T. Firefly
3 diciembre: Guadalupe Plata + The Limboos
4 diciembre: Guadalupe Plata + The Limboos
10 diciembre: La Bien Querida + Hidrogenesse
17 diciembre: Triángulo de Amor Bizarro + Automatics + Berlina